Mujeres Afroecuatorianas: Avances y Retos para Alcanzar la Equidad en Ejercicio Pleno de Nuestros Derechos

May 2, 2018

Sonia Viveros Padilla

Fundación de Desarrollo Social y Cultural Afroecuatoriana AZUCAR,  es el nombre de la organización de la que soy parte desde  su creación. Somos una entidad  Cultural  Etno Educativa que promueve  el desarrollo integral del ser  humano  proporcionándole  espacios de formación y  recreación con identidad.  Creada en 1993 de hecho, y legalmente constituida en septiembre de 2000,  con Acuerdo Ministerial 1285 – del entonces Ministerio de Bienestar Social.

Con 24 años de vida organizativa, la Fundación Afroecuatoriana AZUCAR,  metodológicamente trabaja con la herencia  cultural, como elemento  indispensable  y vital para  fortalecer la comunicación y el  bienestar ciudadano; mantener y enseñar a la sociedad en general, y  a nuestros niños y jóvenes negros en particular  nuestras costumbres y el valor que tienen,  buscando que no se pierdan las enseñanzas de nuestros ancestros.

Somos un grupo que empezó solo con mujeres y que hoy somos una familia ampliada  intergeneracional y etaria.

Para entrar al tema que nos ocupa: considero importante señalar que somos  parte desde hace 20 años de la organización Nacional de Mujeres Negras, CONAMUNE, son dos décadas en que aquellas amigas, compañeras, conocidas  compartíamos un sueño en medio de nuestros proyectos individuales,  y que consolidamos un espacio donde  fuimos dando fuerza a nuestra propia voz  en los espacios donde se demandaba cambios a favor de las mujeres, nuestra propia vos en búsqueda de nuestros derechos.  CONAMUNE es un  colectivo conformado por organizaciones de mujeres, por organizaciones mixtas lideradas por mujeres y cuyas integrantes son mayoritariamente mujeres  y, por mujeres a título individuales;  todas apuntando a un mismo objetivo.

Mucho se ha caminado,  somos  cientos de afroecuatorianas organizadas en casi  todo el país, que con voz propia incidimos en espacios nacionales, dejando nuestra huella en leyes, decretos, ordenanzas. Caminamos por nuestros derechos individuales y  colectivos;  nuestros aportes están en la Constitución de la República: aquellas reivindicaciones,  acciones afirmativas,  reparaciones de las que habla la Carta Magna del Ecuador también tienen nombre de Mujer Negra.

A nivel internacional, somos parte  de la Red Mujeres Afrolatinoamericas, Afrocaribeñas y de la Diáspora –Red MAAD-, colectivo que tiene representación en más de 22 países, donde  la situación de las mujeres negras o Afrodescendientes en su mayoría tiene similares características: Mujeres urbanas, rurales y urbano marginales,  afectadas por todas las taras sociales que aun nos estereotipan y dividen.

Este proceso organizativo divide al continente en coordinaciones regionales, siendo la región Andina la que corresponde a Ecuador junto a países vecinos  con luchas similares: Colombia, Perú, Bolivia y Venezuela.

Procesos de alianza internacional, de acciones colectivas como:  la Alianza estratégica de Afrodescendientes camino a Durban, el proceso de negociación para el Año de los Afrodescendientes -2011,  el grupo censos,  la cumbre mundial de Afrodescendientes;  la Plataforma Continental de Afrodescendientes, entre otros espacios de cohesión internacional, tienen también nombre de Mujer. 

Huellas imborrables que dejaron herramientas importantes para el trabajo de incidencia en cada uno de nuestros países;  y que algunos de ellos suscriben nuestros Gobiernos y por consecuencia entran a fortalecer los procesos de incidencia nacionales en pro de alcanzar  la equidad para los pueblos y nacionalidades: señalar por ejemplo  el Convenio 169 de la OIT, que aunque es una herramienta que refiere  a pueblos y nacionalidades indígenas, también recoge temas que nos  involucran como Afrodescendientes;  el Plan de Acción de Durban  (2011) que tendió la mesa para que las luchas contra la desigualdad y la discriminación en el mundo esté en nuestras agendas; y lo más contemporáneo  la proclamación del Decenio Internacional Afrodescendientes – 2015-2024.

Los y las afrodescendientes han  participado en todos los procesos históricos de desarrollo de nuestros países y las mujeres hemos sido pieza clave en dichas acciones: en  el reconocimiento de la  existencia y presencia,  el reconocimiento de una historia,  una cultura, la participación  en la construcción de ciudadanía.

Luchar contra la discriminación racial, contra todo tipo de violencia, luchar por una ciudadanía plena, es la consigna de las mujeres Afrodescendientes,  en definitiva,  la lucha por nuestros derechos, es el mandato que nos congrega; tarea nada fácil en estados colonialistas como los nuestros.

La  agendas de las mujeres afrodescendientes nos marcan la ruta:  educación de calidad, empleo digno,  salud integral,  salud sexual y reproductiva, tierra y territorio, seguridad social;  lucha contra el feminicidio, contra el genocidio; es nuestra tarea.

 La meta está en  erradicar la pobreza y la exclusión  para una vida plena para todos y todas.  Para alcanzarla, el dialogo, la  concertación, las alianzas,  la propuesta y la negociación a nivel nacional e internacional  ha sido la estrategia.

En  junio del 2015, se realizó la Cumbre Mundial de Mujeres Afrodescendientes, en el marco de Decenio Internacional,  ahí se aprueba  la Plataforma Política de las Mujeres Afrodescendientes, agenda que contiene 17 ejes de incidencia y de trabajo,  de los cuales región de las Américas y cada país priorizó  sus líneas de trabajo, en relación a demandas y prioridades nacionales.

Los diecisiete ejes  de dicha plataforma son: I. Combatir el racismo es responsabilidad de todas y todos; II. Queremos una vida digna sin pobreza; III. Queremos decidir nuestro futuro; IV. Nuestros derechos civiles son Derechos Humanos; V. Educación para todas y de calidad; VI. Necesitamos atención de salud integral, sexual y reproductiva; VII. No más violencia hacia las mujeres afrodescendientes; VIII. Visibilización en censos y estadísticas nacionales; IX. Protección y oportunidades para la niñez, adolescencia y juventud; X. Urge proteger el medio ambiente; XI. Acceso a los recursos naturales y económicos; XII. Queremos seguridad y soberanía alimentaria; XIII. Es necesario proteger a las y los migrantes; XIV. Al rescate y reconocimiento de nuestro patrimonio; XV. Medios de comunicación deben proyectar imágenes positivas de las mujeres afrodescendientes;  XVI. Queremos acceso a la justicia; y XVII. Deben garantizar nuestra seguridad ciudadana.

Como Ecuador priorizamos cinco (5):

Nro. I. Combatir el racismo es responsabilidad de todas y todos;

Nro. V. Educación para todas y de calidad;

Nro. VI. Necesitamos atención de salud integral, sexual y reproductiva;

Nro. VII. No más violencia hacia las mujeres afrodescendientes;

Nro. IX. Protección y oportunidades para la niñez, adolescencia y juventud;

Temas que entre otros de la agenda de la Coordinadora  Nacional de mujeres afroecuatorianas  CONAMUNE- los estamos impulsando.

Para entender la dinámica de incidencia y de interseccionalidad  en los avances legislativos y en los avances en política pública de mí país hago un paréntesis y presento un contexto de como estamos los y las Afroecuatorianas, según datos oficiales:

El censo de población y vivienda del 2010, arrojó que Ecuador tiene 14.483.499 habitantes, de los cuales el 71,9% se reconoce como mestizo, el 7.4% montubio, el 7% indígena y, el 7.2% Afroecuatorianos,   según cifras del INEC los Afrodescendientes somos 1`041.559 personas, 50% son hombres y el 49.3% somos mujeres.

El proceso de lucha  por la visibilización de este grupo social y  por sus derechos data de muchos años atrás,  tiempos en los que se ha ido consolidando un proceso socio-político  de incidencia -sociedad civil y Estado.

Vale señalar algunos de estos procesos:

  • 1970- 1980 Centro Cultural Afroecuatoriano (Jóvenes Estudiantes, Movimiento Afroecuatoriano Conciencia MAEC, Pastoral Afroecuatoriana.
  • 1993 – se crea El grupo Femenino Azúcar, que posteriormente se consolida como Fundación de Desarrollo Social Afroecuatoriana Azúcar (2000). Pensada y liderada por mujeres.
  • En 1997 El Pueblo Afroecuatoriano Se Movilizó En La Ciudad De Quito Para protestar por la violencia racial. El asesinato de Mireya Congo, lideresa del movimiento negro, fue el detonante. proclamación del día nacional del negro en el Ecuador
  • 1999 Consejo Nacional Afroecuatoriano (CNA)
  • 1999 Coordinadora Nacional De Mujeres Negras
  • Federación de Comunidades Negras de Imbabura y Carchi, FECONIC, la cual agrupa 38 comunidades negras del Valle del Chota y de la Cuenca del Río Mira y Salinas.
  • Confederación Afroecuatoriana del Norte de Esmeraldas, CANE, la cual reivindica los derechos territoriales y ambientales en los cantones de San Lorenzo, Eloy Alfaro y Río Verde
  • Federación de Organizaciones y Grupos Negros de Pichincha FOGNEP

En la legislación nacional y  acciones de política pública, puedo destacar:

  • En octubre de 2006, el pueblo Afroecuatoriano se movilizó en la ciudad de Quito para reclamar al Congreso Nacional la aprobación de la Ley de Derechos Colectivos del Pueblo Afroecuatoriano
  • 2008- Constitución  de la República : Se nos reconoce como pueblo Afroecuatoriano, integrando las Acciones Afirmativas y Reparaciones
  • 2009- Decreto 60 (Plan plurinacional contra la discriminación racial)
  • 2016- Decreto 193- Decreto Ejecutivo para el Cumplimiento de los Objetivos del Decenio Internacional para los Afrodescendientes,

Leyes

  • Ley de ingenios – Educación superior : política de becas para pueblos y nacionalidades,  política de reconocimiento a la trayectoria,
  • Ley educación superior
  • Educación Intercultural -  Ministerio de Educación incorporación de la Etnoeducación (2015)
  •  Dirección de Salud intercultural - política de salud tradicional para afrodescendientes - enfermedades prevalentes
  • Política acción afirmativa en concursos de merito y oposición (2 puntos por pertenencia étnica)
  • Y, la recientemente aprobada Ley contra la Violencia de Género  (proceso en el que participamos las mujeres afroecuatorianas)

Participación política de los y las Afroecuatorianas:

Como resultado de los comicios electorales de la última década, el pueblo Afroecuatoriano participa con  candidatos a la diputación, concejalías,  asamblea nacional, alcaldías, prefecturas. En el ejecutivo ocupando cargos de dirección,  se contó con  ministros, ministras, subsecretarios,  directores-directoras, gerentes, rectores universidades y demás.  Es decir, contamos con  afroecuatorianos en espacios de toma de decisión,  sumando también los compañeros y compañeras que entraron al servicio diplomático y que hacen parte de la Cancillería del Ecuador, cuyos cargos como terceros secretarios lo desempeñan en el país y en  el servicio exterior.

Las estadísticas  indican que quienes han alcanzado estos espacios son mayoritariamente mujeres,  de las que me permito citar algunos nombres, particularmente porque muchas de ellas han sido parte de estos procesos de incidencia  desde el movimiento social Afroecuatoriano y del movimiento de mujeres negras y otras que no:

Mujeres como Barbarita Lara, Concejala del Gobierno Provincial del Carchi;  Mae Montaño, Gerente de Autoridad Portuaria, Asambleísta; Zobeida Gudiño, Asambleísta, Gobernadora de Zamora; Adriana de la Cruz – Asambleísta; Catherine Chalá – Directora en el MIES; Irma Bautista – Coordinadora Área Salud Intercultural Afro; Raquel González - Presidenta Consejo de Participación Ciudadana y Control Social; Juanita Rodríguez – Vicepresidenta del Consejo Nacional de la Igualdad para Pueblos y Nacionalidades; Gina Quintana - Secretaria Técnica de los CNI Género; Malena Bedón  Secretaria Técnica de los CNI Pueblos y Nacionalidades; Orfa Reinoso – Consejera Ciudadano  CNI Pueblos y Nacionalidades; Alexandra Ocles, Asambleísta, Ministra; Sonia España – Consejera Ciudadano Secretaria Técnica de los CNI Género; Karina Zapata – Delegada Provincia Imbabura Consejo de Participación Ciudadana y Control Social; Lucia Sosa – Prefecta de Esmeraldas;   Diana Salazar – Fiscal del Estado; en su momento Sonia Viveros -  Gerente interministerial del proyecto Plan Plurinacional contra la discriminación racial – Ministerio Coordinador de Patrimonio, ahora desde el espacio de sociedad civil, Consejera ciudadana Ministerio de Cultural y Patrimonio; entre otras – que han ocupado y/o ocupan cargos con poder de decisión en el gobierno.

Analizando todo esto, parecería ser que se ha logrado la meta, que la incidencia  va generando buenos frutos y que cada vez estamos más cerca de  la ansiada equidad. Más sin embargo, no siempre el estar dentro del aparato estatal, significa que nuestras agendas también están.

Quiero decir con esto, que se ha logrado romper el estigma de “no mujeres en cargos de decisión y mucho menos mujeres negras”, pero las coyunturas políticas generan espacios de participación en los que la negociación no ha  alcanzado  los niveles necesarios  para que nuestras agendas entren con la particularidad étnica y de mujer a ser parte de las agendas locales y/o nacionales, con algunas excepciones;  y, se logre incorporar en los planes operativos (POA) temáticas que generen beneficios directos a las comunidades afrodescendientes y por ende a las mujeres negras.

 

Nuestro trabajo como  FUNDACION AZUCAR,  sigue la línea de la educción y la cultura; teniendo como  norte la valoración,  la visibilización del bagaje cultural del Pueblo Afroecuatoriano y la capacitación formal y no formal.

Estos  tres últimos años, hemos centrado nuestro trabajo en la formación y la profesionalización de las mujeres y de la juventud afroecuatoriana; un proceso sostenido de educación, anhelo recurrente de nuestras organizaciones; y  que con la alianza estratégica con la Cooperación internacional y el Sistema Naciones Unidas se ha hecho posible:

  • 2014: Firma convenio marco con la Universidad Central del Ecuador – incorporar de la política pública en la academia para docentes y para estudiantes, y la  creación de una cátedra de estudios de la diáspora africana
  • 2014-2016: Escuela de formación dirigida a Adolescentes y Jóvenes Afroecuatorianos (identidad, salud, estrategias de comunicación, cultura; en su primera fase);  Proyecto de prevención a la violencia contra las mujeres y las niñas;  proceso formación de formadores: metodología – De Salto en Salto a la Violencia ponemos un alto; dirigido a niños,  – segunda fase (UNICEF, GIZ)
  • 2016 – 2018: se crea el Programa  Escuela de Formación Política y Liderazgo para Mujeres Afroecuatorianas,  a nivel superior, en la  Universidad Central del Ecuador.  Terminada la primera fase con un diploma certificado superior en Derechos y Mujer Afroecuatoriana (160 horas: módulos: Identidad, Genero, Constitución y Derechos, y  Participación política e incidencia social). (AECID)
  • 2018:   seguimos, la meta es la consolidar la Cátedra de Estudios de la Diáspora Afrodescendientes;  una programa  interdisciplinario que lo liderará la Facultad de Ciencias Sociales, y para lo cual se contratará un profesional con experiencia y experticia en temas afrodescendientes y afroecuatorianos.
  • Con el Parlamento Andino y Onu Mujeres, se pondrá en ejecución el Observatorio ciudadano de seguimiento a la política pública a favor de las mujeres afrodescendientes en la región, que contara con observadoras de cada país y cuyo centro de información será en Ecuador,  bajo la responsabilidad de la Fundación Afroecuatoriana Azúcar.
  • Con el Parlamento Andino, también se ha logrado un acercamiento con EUROLAT _ Asamblea de Europa y Latino América, con quienes pretendemos trabajar el objetivo específico  número dos del Decenio: “…Promover un mayor conocimiento y respeto a la diversidad de la herencia y la cultura de los afrodescendientes y de su contribución al desarrollo de las sociedades”;  para lo cual consideramos necesario la creación de un Centro de Investigación Afrodescendiente de la región;  que nos permita hacer investigación, promoción, y publicación de la memoria de los pueblos y comunidades.
  • Este año se consolidará también la apertura de la “Casa Museo de la Memoria Viva Afrodescendientes – Con Manos de Ébano”, tras casi una década de negociación con el GAD Provincial (Municipio del Distrito Metropolitano de Quito), y que finalmente ha identificado un inmueble donde  este proyecto se  vuelva a  instalar.

 

Para concluir, quiero  citar  a la compañera Epsy Campbell, que en  Quito -nov-2016, nos  recuerda que “las mujeres hemos asumido …responsabilidades productivas y reproductivas… que aún seguimos siendo mayoritariamente jefas de familia sin compensaciones sociales ni económicas adicionales… que teniendo mayores niveles educativos que los hombres,  como el resto de mujeres tenemos mayores  niveles de desempleo, subempleo y más bajos salarios ….Asumimos liderazgos no solo en nuestros  propios temas,  sino   en  temas que afectan a la niñez y juventud afrodescendiente…”

Tenemos algunos avances, pero  quedan algunos  desafíos,  que se repiten en todos nuestros países, y que saltaron también en el V congreso de Mujeres Negras del Ecuador (nov. 2016): a) Hay que repensar la estrategia de incidencia para que sea más efectiva la política pública a favor de las mujeres afrodescendientes y las acciones afirmativas se efectivicen en todos los ámbitos; b)  luchar por que los  gobiernos y la ciudadanía reconozca que  hay nuevas formas contemporáneas de racismo y sexismo que  siguen marcando negativamente en la vida de las mujeres afrodescendientes;  y c)   es necesario la  profesionalización, es necesario escribir, entrar a la academia, investigar, publicar la trayectoria histórica de las  mujeres afrodescendientes, y ser protagonistas de nuestro  propio desarrollo.

Para ello estamos trabajando.

* Sonia Viveros Padilla es Directora Fundación de Desarrollo Social y Cultural Afroecuatoriana Azúcar.